26/6/12

No se admiten apuestas


No entiendo qué le pasa a la ciudadanía española. No sé qué nos adormece si lo único que nos queda por perder es la dignidad. No me cabe en la cabeza que nos quiten el pan y nos conformemos solo con el Circo. Y cuando digo circo me refiero al fútbol, pero también a la telebasura, a los debates superficiales donde todo el mundo se chilla y nadie argumenta, a las redes sociales que nos calman la conciencia con un click y nos desinforman bombardeándonos con noticias. Me pregunto dónde va la energía que existe y a veces se manifiesta multitudinariamente y al día siguiente se desvanece. No acierto a comprender qué tiene que suceder para que una sociedad se ponga en pie y levante la cabeza y de un paso adelante, tampoco cómo nos han podido engañar tanto a tantas personas, ni qué aglutinante necesitamos si queda claro que los detonantes no nos mueven. Qué clase de comodidad creemos mantener con nuestro silencio aborregado si el mundo por el que han luchado para quienes ahora doblamos la testuz ya no existe y el que viene nos lo imponen. No entiendo nada. O soy muy lista, o soy gilipollas. No se admiten apuestas.


                                                                                                                ©María S. Martín Barranco

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada